Defensa Penitenciaria

Sànchez+Viu es un despacho de referencia en derecho penitenciario. Nos avala nuestra amplia trayectoria profesional que se ha traducido en las múltiples colaboraciones que tenemos con algunos de los mejores despachos penalistas de España.

Nuestro equipo es experto en asesorar y defender a personas condenadas a penas de prisión tanto en el momento previo al ingreso en el centro penitenciario, como a lo largo del cumplimiento de la condena.

Asesoramos, defendemos y acompañamos a nuestros clientes y a sus familiares en los momentos clave del cumplimiento de la pena privativa de libertad: el ingreso, la clasificación inicial, la solicitud de permisos, el acceso al tercer grado y la solicitud de libertad condicional.

Asimismo, les asesoramos en todos los conflictos y las dudas que se deriven del cumplimiento de la pena, con visitas periódicas en los centros penitenciarios.

Apostamos por la prevención en el ámbito penitenciario, asesorando a otros despachos de abogados penalistas en fases previas a la entrada en prisión de sus clientes o durante la ejecución de la condena, a fin de diseñar la mejor estrategia penitenciaria.

Sànchez+Viu es un despacho comprometido con la realidad penitenciaria. Nuestro equipo colabora con entidades y organismos que trabajan en el ámbito de la ejecución penal. Formamos a familiares de internos y voluntarios de prisiones con el objetivo de favorecer y potenciar el retorno de la persona condenada a la sociedad.

Permisos penitenciarios

Los permisos de salida forman parte del tratamiento penitenciario y son un elemento esencial para oxigenar el cumplimiento de la condena y preparar la vida en libertad.

Contar con una defensa técnica especializada en esta materia es indispensable, evitando al cliente gastos innecesarios y otras consecuencias indeseables, dado que, en ocasiones, a pesar de cumplirse los requisitos legales para la concesión de un permiso penitenciario, la aprobación judicial no es automática y es nuestro deber ético ser transparentes. En este sentido, garantizamos la tranquilidad de nuestros clientes. Les informarnos con claridad de cuál es su situación y les exponemos la estrategia legal a seguir, así como de la probabilidad de éxito de su caso teniendo en cuenta, entre otros factores, el tiempo de cumplimiento de su condena.

Las personas clasificadas en segundo grado de tratamiento penitenciario pueden llegar a disfrutar de un total de treinta y seis días al año y las clasificadas en tercer grado de tratamiento penitenciario cuarenta y ocho, siendo siete días el tope máximo de duración de cada permiso.Los requisitos para su concesión, siguiendo el artículo 154 del Reglamento Penitenciario, son:

  • Estar clasificado en segundo o tercer grado de tratamiento;
  • Tener la cuarta parte de la condena cumplida;
  • No observar mala conducta.

Aun así, su aprobación no es automática por parte de los Juzgado y Tribunales; han de valorarse, también, el riesgo de quebrantamiento de condena, de comisión de nuevos delitos o si el permiso puede repercutir perjudicialmente en el programa de tratamiento penitenciario.

Como abogados expertos en derecho penitenciario informamos a nuestros clientes de las posibilidades que tienen para la concesión de los permisos de salida, los factores que influyen en tal concesión y, en su caso, les recomendamos las acciones que deben seguir para alcanzar tales derechos.

Clasificación penitenciaria

La vida en prisión varía en función de que se apliquen unas normas de régimen u otras, según la clasificación en primer, segundo o tercer grado de tratamiento penitenciario; por ejemplo, en función del grado, se podrá disfrutar de permisos de salida u obtener la libertad condicional.

Para la clasificación, siguiendo el artículo 102 del Reglamento Penitenciario, se tendrá en cuenta la personalidad y el historial individual, familiar, social y delictivo de la persona, la duración de las penas, el medio social al que retorne y los recursos, facilidades y dificultades existentes en cada caso y momento para el buen éxito del tratamiento.

Un asesoramiento previo al ingreso en prisión o al momento de la clasificación inicial puede ser determinante para el cumplimiento de la pena privativa de libertad, sobre todo en aquellos casos en los que es posible la clasificación inicial en tercer grado.

Como abogados expertos en derecho penitenciario informamos a nuestros clientes de los requisitos y la viabilidad de solicitar el tercer grado de tratamiento penitenciario antes del momento de la clasificación inicial, así como de las posibilidades de recurrir tal clasificación cuando ya se ha producido, cuando hay una resolución de mantenimiento de grado o de solicitar la progresión en tercer grado o la aplicación de regímenes más flexibles, para tener más contacto con el exterior durante el cumplimiento de la condena.

Libertad condicional

La libertad condicional, conocida como “cuarto grado”, es la última fase del cumplimiento de la condena para aquellas personas que normalmente proceden del régimen abierto.

Acceder a ella supone la puesta en libertad de la persona condenada, sujeta, pero, como mínimo, a entrevistas con los profesionales del equipo técnico referente hasta la finalización total de la condena y se condiciona, también, a que no se cometa un nuevo delito ni se incumplan las reglas de conducta impuestas por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria.

La libertad condicional es un beneficio penitenciario y en la actualidad existen diferentes modalidades:

  • Libertad condicional ordinaria a las 3/4 partes.
  • Libertad condicional a las 2/3 partes y anticipada.
  • Libertad condicional extraordinaria a la mitad de la condena para aquellas personas condenadas que estén cumpliendo su primera condena y no supere los tres años de prisión.
  • Libertad condicional de enfermos y septuagenarios.
  • Libertad condicional en casos de condenados extranjeros.
  • Libertad condicional en algunos casos de múltiples condenas.
  • Libertad condicional de personas condenadas por delitos cometidos en el seno de organizaciones criminales o delitos de terrorismo.
  • Libertad condicional de condenados a prisión permanente revisable.

Como se ve, son múltiples las posibilidades y requisitos para la concesión de la libertad condicional, que dependen de las variables individuales de cada caso.

Como abogados expertos en derecho penitenciario informamos a nuestros clientes de las posibilidades reales que tienen para obtener dicho beneficio de la libertad condicional, defendiendo sus intereses ante los Juzgados y Tribunales.

Prevención y diseño de estrategias penitenciarias

En ocasiones, pese a contar con la mejor defensa penal, es inevitable la condena a una pena privativa de libertad de las personas a las que defendemos.

En estos casos, en los que se prevé una pena de prisión y que tal vez no será posible la suspensión de la ejecución de la misma, es sumamente importante contar con un asesoramiento penitenciario preventivo, a fin de diseñar cuanto antes la estrategia penitenciaria adaptada al caso del cliente.

En Sànchez+Viu colaboramos y asesoramos en materia penitenciaria a despachos penalistas, diseñando para ellos la estrategia penitenciaria a seguir ante la previsible entrada en prisión de sus clientes.